Saltar a contenido principal Saltar a navegación principal

Feria Internacional UNCUYO 2016, una fiesta de culturas y tradiciones

La Semana Internacional finalizó el jueves 20 de Octubre, y lo hizo a lo grande: feria de comidas y bailes típicos en un encuentro que levantó la bandera de la igualdad y la unión mundial.

21 de octubre de 2016, 08:55.

Feria Internacional UNCUYO 2016, una fiesta de culturas y tradiciones

Colombia, siempre animador de la Feria Internacional Ampliar imagen


Encuentro de tradiciones, de culturas, de hermandad. El jueves 20 de Octubre, el Comedor Universitario vistió su Salón Blanco del color de muchas banderas, en el marco de la Feria Internacional. Este evento dio cierre a la Semana Internacional, organizada por la Secretaría de Relaciones Internacionales de la UNCUYO. 

Los estudiantes extranjeros intercambistas tuvieron una misión que supieron defender con entusiasmo y orgullo: representar a su país de origen y transmitirle al resto, aquellos rituales y costumbres que hacen a su identidad colectiva. Para ello, los jóvenes presentaron un stand decorado con los colores distintivos de su bandera, carteles y elementos ornamentales  característicos; en los cuales se ofrecieron, durante las primeras horas de la mañana, las comidas tradicionales de cada región.

La oferta gastronómica fue muy amplia, y el aroma de algunas comidas elaboradas y cocidas en el momento aumentó la tentación por visitar cada uno de los puestos. Algunos de los platos destacados fueron: pizza margherita  y pasta con arveja, jamón cocido y nata en el stand de Italia; creps con diferentes guarniciones en el espacio francés, risalamande , una especie de postre navideño típico de Dinamarca; frijoles charros, naranja con chile y agua de horchata en el puesto mexicano, estrudel de manzana  y salchichas , típicos de Alemania; feijoada brasilera; arepas, frijoladas y dulces de café en el rincón colombiano; pebre chileno; quinua boliviano; cookies de chocolate estadounidenses; y budín de pan propio de República Dominicana. Por su parte, Argentina deleitó a los presentes con el (infaltable) mate acompañado de bizcochitos, empanadas y chocotorta.

Se armó el baile

Cerca de las 12.30 horas (y estando la mayoría de los platos de comida ya vacíos), un grupo de niños oriundos de Colombia irrumpió el centro del lugar para compartir con los presentes una contagiosa cumbia colombiana; baile tradicional al cual luego se sumaron los estudiantes de ese país y algunos de sus familiares presentes. Al son de “la pollera colorada”, los colombianos supieron contagiar la alegría característica de su danza.

La gente se quedó ubicada en el mismo lugar, formando un gran círculo cuyo centro fue ocupado a continuación, por dos bailarines de folklore argentino. Los artistas explicaron que interpretarían canciones provenientes de cuatro de las siete regiones nacionales; estas fueron: una huella patagónica, una cueca cuyana, un chamamé del Litoral y, finalmente, una chacarera norteña. El calor de las palmas, acompañó las románticas danzas.

El clima del lugar se tornaba cada vez más festivo y la energía se potenció con el despliegue de colores y el imponente vestuario del baile boliviano. Luego, llegó el turno de Italia: las dos estudiantes que pasaron en representación del país hicieron bailar a todos los presentes al ritmo de la tarantela. A continuación, se presentaron los brasileros, los franceses y los estadounidenses; y cada uno de ellos supo interactuar con el público y hacerlo parte de sus coreografías. Para cerrar el bloque, fueron los mexicanos quienes ocuparon el centro de la escena, y lo hicieron de una forma muy especial, que emocionó a varios de los presentes: los estudiantes rindieron homenaje a la serie televisiva “El chavo del ocho”, interpretando a sus personajes principales y cantado sus canciones.

Los ganadores

El jurado del evento eligió, luego de evaluar la puesta en escena de cada uno de los grupos, a los ganadores de la Feria Internacional UNCUYO 2016. El podio quedó conformado por Colombia en primer lugar, Italia y México en el segundo, y Francia en el tercero.  Para finalizar, los jóvenes bailaron juntos hasta el cierre del evento.

Agradecemos a los estudiantes que participaron con la mejor disposición en la Semana Internacional, transmitiendo un mensaje esperanzador y revolucionario (como el que debe caracterizar a la juventud): somos todo un mismo pueblo. Somos hermanos en las diferencias, que nos enriquecen.