Saltar a contenido principal Saltar a navegación principal

La Facultad de Educación desarrolló su primera clase bimodal simultánea

Esta Unidad Académica incorporó cámaras de video y micrófonos que permiten, junto a las plataformas de streaming, avanzar en el desarrollo de clases presenciales y virtuales al mismo tiempo. De esta primera experiencia participaron 70 estudiantes.

26 de agosto de 2021, 10:03.

La Facultad de Educación desarrolló su primera clase bimodal simultánea

La Facultad de Educación desarrolló su primera clase bimodal simultánea. Ampliar imagen


La Facultad de Educación de la UNCUYO dio un paso más en la puesta en marcha de un sistema bimodal de enseñanza y aprendizaje. A las clases virtuales y presenciales que se desarrollaron durante el primer cuatrimestre de este año, y cuya presencia física se profundizó desde el comienzo del segundo cuatrimestre, se agregó una tercera posibilidad: la primera experiencia bimodal simultánea.

El escenario elegido fue el aula Este Oeste de la sede del Centro de la Facultad; donde la tecnología se puso a disposición de una clase del espacio curricular Didáctica y Curriculum, a cargo Diego Díaz Puppato y Melisa Cristiani, del Profesorado Universitario de Educación Inicial. De esta primera experiencia participaron 35 estudiantes de manera presencial y otros 35 de forma virtual, a través de la plataforma Google Meet.

En el desarrollo de la clase en simultáneo (con presencia física de estudiantes en el aula Este-Oeste y con presencia virtual a través de la plataforma on line), se utilizaron dos cámaras de alta definición en el aula y se sumaron dos micrófonos ambiente que lograron captar los sonidos e intervenciones de los estudiantes y docentes que estuvieron de manera presencial. Por otro lado, se utilizó Google Meet que permitió participar a quienes estaban presentes de forma remota, y se dispusieron parlantes estéreo en el espacio físico para lograr escucharlos. De este modo podían hacer preguntas y se los escuchaba como si estuviesen en el aula con sus compañeros.

La iniciativa posibilita la interacción entre quienes se encuentran de modo presencial con quienes no lo están, a través de los recursos tecnológicos para lograr una experiencia inmersiva.

En este sentido, Díaz Puppato explicó la participación e interacción que permite la simultaneidad. “Esta dinámica suple bastante la falta de presencia física, más allá de mis prejuicios iniciales. Creí que íbamos a tener una dinámica mucho más dificultosa y la realidad es que fue bastante fluida, las personas hacían consultas en el chat (las que no tenía micrófono), y hubo mucha participación”, señaló.

El docente explicó que los estudiantes utilizaron el micrófono para realizar consultas y todos escuchaban su participación; luego, ofrecían una intervención al respecto y continuaban con la dinámica . Además agregó que “en la corporalidad hay gestos, por ejemplo de los ojos, que indican lo que está pasando. Esa información, para retroalimentarla en el momento, con la virtualidad no lo tenés. Pero al estar presente también estudiantes de forma física, que aportan esa información- y que suponemos que medianamente lo que perciben unos estudiantes le podría estar pasando también a los que están en forma remota- permite que la experiencia funcione”.

Las cámaras de video de alta definición, los micrófonos ambientes y parlantes estéreo permitieron crear una dinámica fluida y participativa con los estudiantes que se encontraban de forma remota. 

La iniciativa fue posible gracias al trabajo de la dirección de Informática de esta Unidad Académica, sobre el proyecto de creación de Eugenio Peralta, que obtuvo financiamiento de los proyectos de Desarrollo Institucional de la UNCUYO correspondientes al 2021.

Se respetaron los protocolos establecidos para quienes asistieron de manera presencial: en la entrada se les tomó la temperatura y se les colocó alcohol en gel, y se respetó un mínimo de un metro y medio de distancia, uso de barbijo en todo momento, ventilación cruzada y se promueve el lavado frecuente de manos. Todas las aulas cuentan con alcohol para uso de estudiantes y docentes, con la indicación de qué bancos deben permanecer libres y a los profesores se les entregó además una mascarilla que se utiliza sobre el barbijo.


Etiquetas:
educación presencialidad virtualidad bimodalidad clases vida universitaria estudiantes docentes cursado