Saltar a contenido principal Saltar a navegación principal

Asistentes de idioma: una opción para los universitarios que manejan lenguas extranjeras.

Sea dentro de una faceta académica o una profesional, cada vez más jóvenes universitarios apuntan a sumar experiencias internacionales a sus curriculums. Los viajes se impusieron dentro de la generación millennial y centennial y los idiomas pasan a ser un requisito excluyente para las próximas generaciones de profesionales Los programas de asistentes de idioma en el extranjero son de los más buscados y su versión franco argentina es de las más populares.

20 de noviembre de 2019, 23:11.

Asistentes de idioma: una opción para los universitarios que manejan lenguas extranjeras.

Ampliar imagen


Con fines de mejoramiento lingüístico, el programa de asistentes de idioma en Francia contrata a jóvenes universitarios argentinos para que desempeñen como auxiliares de idioma español en primarias y secundarias francesas. En otras palabras, buscan a nativos de un idioma para que  refuercen la expresión oral de estudiantes de español y acompañen al docente responsable de la clase en territorio francés. 

Motivada en gran parte por la experiencia en “inmersión” que le permitiría mejorar su nivel de Francés, Magda aplicó al programa de asistente de idioma en Francia y pudo vivir los que , según ella” fueron los mejores 9 meses de su vida en el período 2018-2019. Caen, al norte de Francia fue el destino de la estudiante del profesorado de francés de la UNCUYO. Allí se desempeñó como asistente en dos escuelas secundarias y su trabajo se concentró en desarrollar la oralidad de un grupo de adolescentes y de difundir la cultura argentina del otro lado del charco.

Pero su experiencia como asistente no se redujo a las instituciones educativas. Esta joven estudiante también buscó trabajar su faceta social y fue voluntaria en diversas organizaciones que buscan ayudar a inmigrantes ( primordialmente africanos y de medio oriente) en su proceso de integración al hexagono. Su colaboración pasó por la enseñanza del idioma francés hasta  la asistencia en trámites y papeleo migratorio. 

El programa de asistentes funciona con una contraprestación de servicios remunerada. Los seleccionados reciben un sueldo mensual por parte del estado francés por una cantidad de horas predeterminadas. El requisito básico para postular ( y excluyente) es ser estudiante universitario por debajo de los 35 años y poseer un nivel de idioma francés igual o superior al nivel B1 del marco europeo de las lenguas. Todas las carreras pueden postular, aunque hay cupos específicos para profesorados.

Cuando se le pregunta sobre lo más destacado de su experiencia, la respuesta de Magda es muy clara “lo mejor del programa de asistentes es que te permite insertarte en la sociedad francesa de una manera distinta a la del estudiante de intercambio: te sumas a organizaciones sociales , actividades recreativas y deportivas, desarrollas amistades con nativos y descubrís un nuevo sistema educativo muy distinto del argentino”

La iniciativa de asistentes se desarrolla entre países, con sus embajadas como representantes y es bilateral, por ende,en su contraparte, una serie de franceses viajan a la argentina para enseñar su idioma. Tal es el caso de Clara Rabaye que con 23 años y recién recibida como profesora de Francés Lengua extranjera por la Universidad de Paris Descartes, viajó a Mendoza, particularmente a la UNCUYO, para desarrollar sus tareas dentro de las carreras de la universidad. Su experiencia como asiste es gestionada por el Centro Franco-Argentino de la Secretaría de Investigación, Internacionales y Posgrado de la UNCUYO.  Actualmente y hasta diciembre, trabaja en la Facultad de Filosofía y Letras y dicta clases a estudiantes que quieren viajar o que ya vivieron en Francia.

Con una experiencia previa de estudios en las Islas Canarias, Argentina fue una opción viable debido al idioma español que ya manejaba y una primer parada para conocer latinoamérica (planea viajar por Perú y Bolivia al finalizar su contrato y volver a Francia). “En cierto modo , ser asistente permite que “te paguen” por viajar y conocer otra cultura, recibes un sueldo mensual lo que permite que la estadía en otro país sea económicamente realizable. Además  para mi carrera este tipo de experiencias suman mucho” agregó la francesa al momento de resaltar sus motivaciones. 

Adaptarse al clima y a la comida local fueron algunas de las primeras dificultades que Clara tuvo al llegar a Mendoza pero que, hacia el final de su estadía, ya soluciona por completo, aunque todavía elige el Nutella sobre el dulce de leche. Si tuviera que recomendarle a un local la experiencia en Francia, no duda en responder que sí, “es una buena excusa para viajar, para crecer profesionalmente y para hacer conocer un país que no es tan conocido en Francia”

Para los interesados, la convocatoria para ser asistente de español en Francia se encuentra abierta y toda la información se encuentra en el siguiente link.

Asimismo el Centro Franco Argentino Cuyo de la UNCUYO dictará un taller preparatorio para postulantes los días 21 y 28 de noviembre. Toda la información aquí.