Saltar a contenido principal Saltar a navegación principal

Recetas del Comedor para tener una alimentación saludable

El Comedor Universitario acerca a la comunidad de la UNCuyo un recetario de comidas saludables para cocinar en casa y mantener una alimentación sana.

30 de junio de 2021, 12:14.

Recetas del Comedor para tener una alimentación saludable

Ampliar imagen


Durante la implementación del Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio (ASPO) y Distanciamiento Social Preventivo y Obligatorio (DISPO), el Comedor Universitario compartió en sus redes sociales más de 80 recetas de comidas saludables detallando ingredientes, modo de preparación e información calórica. Estas recetas, compiladas y seleccionadas, se publicaron mensualmente en un recetario, según las categorías: vegetariana, con carne y pastas.

Con esta iniciativa, el Comedor continúa promoviendo una alimentación saludable, principalmente durante la pandemia de COVID-19, ya que según la OMS (Organización Mundial de la Salud) la alimentación sana es muy importante porque influye en la capacidad de nuestro organismo para prevenir y combatir las infecciones y para recuperarse de estas.

Las "Recetas del Comedor” están disponibles, según cada categoría, en los tres siguientes enlaces:  vegetarianocon carne y pastas.

 

Consejos para una alimentación saludable (OMS)

Si bien, la OMS aclara que ningún alimento ni suplemento dietético puede prevenir ni curar el COVID-19, una alimentación saludable ayuda al buen funcionamiento del sistema inmunitario.

 

Consuma alimentos variados, incluidas frutas y verduras

  • Coma todos los días una combinación de cereales integrales, legumbres, verduras y frutas frescas en abundancia, y algún alimento de origen animal, por ejemplo carne, pescado, huevos o leche. 
  • Siempre que pueda, elija cereales —como maíz, mijo, avena, trigo o arroz— integrales, no procesados: son ricos en fibra beneficiosa y proporcionan una sensación de saciedad más duradera. 
  • Como refrigerio entre horas, tome hortalizas crudas, fruta fresca o frutos secos sin sal.

Reduzca el consumo de sal

  • Limite el consumo de sal a 5 gramos diarios (equivalentes a una cucharadita). 
  • Al cocinar y preparar la comida, emplee poca sal y reduzca el uso de salsas y condimentos salados (como la salsa de soja, el caldo de carne o la salsa de pescado). 
  • Si consume alimentos enlatados o desecados, elija hortalizas, frutos secos y frutas sin sal ni azúcar añadidas. 
  • Retire el salero de la mesa y condimente los platos con hierbas y especias frescas o secas. 
  • Consulte las etiquetas de los alimentos envasados y elija los productos con menor contenido de sodio. 

Consuma cantidades moderadas de grasas y aceites

  • Al cocinar, sustituya la manteca por grasas más saludables como el aceite de oliva, de soja, de girasol o de maíz.
  • Consuma preferentemente aves y pescado, que por lo general contienen menos grasa que la carne de ternera, cordero o cerdo; aparte la grasa visible y limite el consumo de carnes procesadas.
  • Tome leche y productos lácteos descremados o semidescremados.
  • Evite los alimentos procesados, horneados y fritos que contengan grasas trans de producción industrial.
  • Cocine los alimentos al vapor en lugar de freírlos.

Limite el consumo de azúcar

  • Limite el consumo de golosinas y de bebidas que contengan azúcar como refrescos, jugos de fruta y bebidas a base de jugo, concentrados líquidos y en polvo, aguas aromatizadas, bebidas energéticas y deportivas, té o café listos para beber y bebidas lácteas aromatizadas.
  • Coma fruta fresca en lugar de dulces como galletas, pasteles y chocolate. Si toma un postre que no sea fruta, asegúrese de que contenga poco azúcar y sírvase porciones pequeñas.

Mantenga una buena hidratación bebiendo suficiente agua

Una buena hidratación es crucial para una salud óptima. Siempre que se disponga de ella y que sea apta para el consumo, el agua de la canilla es la bebida más saludable y económica. Tomar agua en lugar de bebidas azucaradas es una forma sencilla de limitar el consumo de azúcar y evitar un exceso de calorías.

Evite un consumo peligroso y nocivo de alcohol

Las bebidas alcohólicas no forman parte de una alimentación saludable. Su consumo no protege contra la COVID-19 y puede ser peligroso. El consumo frecuente o excesivo de alcohol aumenta el riesgo inmediato de lesiones, además de provocar efectos a más largo plazo como daños en el hígado, cáncer, enfermedades del corazón y trastornos mentales.

.