Saltar a contenido principal Saltar a navegación principal

Luis Rodolfo Moriña se llaman las residencias universitarias

Es el nombre del primer estudiante de la UNCuyo desaparecido en la época de la dictadura cívico-militar. El homenaje se realizó como parte de las jornadas “Recordamos en tiempo presente, construyendo el futuro”, otra de las actividades que impulsó la UNCuyo para conmemorar el Día Nacional de la Memoria por la Verdad y la Justicia.

27 de marzo de 2014, 16:19.

Luis Rodolfo Moriña se llaman las residencias universitarias

Belén Álvarez (izquierda) y Ana Moriña (derecha), hermana de Luis Rodolfo. Ampliar imagen


Recuperar el nombre de Moriña Luis Rodolfo para bautizar las residencias universitarias formó parte de las acciones que la Universidad realizó para fortalecer la vigencia, promoción y protección de los derechos humanos y la democracia. El reconocimiento a la figura del estudiante de Medicina detenido desaparecido es una forma de reconstruir la memoria, como una dimensión de la identidad individual y colectiva.

En sintonía con el homenaje, se presentó el mural “30 años de democracia” que creó el grupo muralista “Panamá Club”. Esta obra, representativa del arte contemporáneo, evoca el rol de la juventud nacida en democracia, el signficado actual de los Derechos Humanos y la conquista de derechos sociales, económicos y culturales de las últimas tres décadas.

Asimismo, el Gobierno de Mendoza donó a la Universidad la obra "Retrato de Luis Moriña" del artista plástico Norberto Filippo, para su exhibición permanente en el albergue estudiantil.

El propósito de la jornada fue afianzar las "culturas de la memoria", que están en estrecha relación con procesos democratizadores y luchas por los derechos humanos.

Luis Rodolfo Moriña, tenía 24 años y cursaba segundo año de la carrera de Medicina de la UNCuyo, cuando fue secuestrado en su domicilio de calle Santiago del Estero 851 de Ciudad, por un grupo de alrededor de 14 uniformados armados y encapuchados. “El Chino”, como le llamaban sus compañeros, militaba en la agrupación TUPAC, rama estudiantil de Vanguardia Comunista, y fue un ejemplo de militancia y compromiso, al que según lo manifestado por ellos, “le hacía falta un homenaje como el que se realizó, porque sólo comprendiendo y reconstruyendo la historia será posible sacudirse el pasado como carga y pesadilla”.

Participaron del encuentro el rector Arturo Somoza; el ministro de la Suprema Corte de Justicia, Omar Palermo; la subsecretaria de Justicia del Gobierno y secretaria general del Instituto de Derechos Humanos, Romina Ronda; el fiscal general y coordinador de la Unidad Fiscal de Lesa Humanidad, Dante Vega; el subsecretario de DDHH, Juan Manuel González; el director de Protección de DDHH, Emilio Baez; la directora de promoción de DDHH, Natalia Brite, la directora de la Escuela de Gobierno, Gabriela Bazán y la secretaria de Bienestar Universitario, María Belén Álvarez, entre otras autoridades.

Se sumaron referentes de organismos de DDHH, familiares y compañeros de militancia del primer estudiante de la UNCuyo detenido y desaparecido, Luis Rodolfo Moriña. Sus amigos y compañeros Pepe Abdala, Oscar Guidone y Daniel Tagarelli compartieron con el público sus historias de vida. Además, su hermana Ana Moriña, recibió de manos del rector de la Universidad la resolución que designa las Residencias Universitarias con su nombre. También acompañaron referentes de la Federación Universitaria de Cuyo y organizaciones estudiantiles.

Como cierre, Nadia Matilde y Pablo Girini interpretaron música popular latinoamericana.

Las residencias de la UNCuyo tomaron su nombre a pedido de la secretaría de Bienestar y el Instituto de Derechos Humanos, que organizaron la actividad junto con el Gobierno de Mendoza y organismos de Derechos Humanos.

Etiquetas:
residencias universitarias | luis rodolfo moriña | agenda universidad y memoria | bienestar | instituto de derechos humanos