La montaña fue el destino elegido para un nuevo Compartiendo Caminos

Agua, sol, montaña, compartir, aprender es lo que se vivió en en Potrerillos y Uspallata el pasado 6 de octubre con el Programa Educativo Compartiendo Caminos.

11 de octubre de 2018, 15:18.

La montaña fue el destino elegido para un nuevo Compartiendo Caminos

Ampliar imagen


Estudiantes, egresados/as y personal de la UNCuyo se encontraron en la Plaza Independencia para iniciar un día de lo más interesante y cultural para compartir. Se saludaron aún un poco dormidos, listos para partir a la montaña, actividad organizada por el Programa Compartiendo Caminos de la Secretaría de Extensión y Vinculación.

 

En el micro ya, una norteamericana convida mates y otras personas conversan con quien tienen al lado. La primera parada fue en el Dique Potrerillos, y allí se escucharon datos del lugar, empezando a entender de dónde viene ese agua, hacia donde va, quiénes y para qué la usan. Después hubo momentos de reflexión desde el lugar de los diferentes actores sociales en torno a ese ¿Recurso natural? ¿Bien común? Surgen las preguntas y se comparten los conocimientos del agua en los diferentes países.

 

Siguiendo con las actividades, luego se trasladaron a la Escuela Secundaria de Potrerillos donde unas 15 personas habitantes del lugar recibieron a los y las participantes con sus ropas típicas para contagiar su pasión por la cultura popular y la música y danzas típicas. Hubo agasajo con sopaipillas y tortitas caseras, alfajores y yerbeado. Luego, “El Carlos”, un cantor amigo de la Escuela Danzas Tradicionales Huan Mana, les dedicó una tonada cuyana en la que invita a abrazarnos como hermanos/as del mundo más allá de toda frontera y diferencia.

 

Subidos nuevamente al colectivo, continuaron viaje hasta Uspallata donde hubo almuerzo comunitario en el Camping Municipal, mientras la charla y reflexión era parte del momento.

 

La sobremesa se hizo corta porque en el puesto estaban listos los caballos para montar y recorrer la montaña colorida hasta el pie del Cerro Siete Colores. Algunas personas con más experiencia que otras se animaron a darle rienda a las ganas y galopar hacia el atardecer que esperaba en el cerro.

 

Cabalgar, bailar, conversar, debatir, meditar, caminar. Una síntesis en infinitivo de un día en el que decidieron desconectarse de las obligaciones y de las redes, para compartir la magia del encuentro y conectar con uno/a, con el otro/a y con la naturaleza.

 

MÁS INFO DEL PROGRAMA EN: http://www.uncuyo.edu.ar/extension/proyecto-educativo-compartiendo-caminos