Continúa la capacitación para maestranzas y personal de servicios de la UNCUYO

Se busca poner en valor el rol de los mismos en la cadena de separación de residuos en origen que lleva adelante la universidad desde hace más de dos años. Está a cargo del Programa de Residuos del Instituto de Ciencias Ambientales de la Secretaría de Extensión y Vinculación.

06 de noviembre de 2018, 11:40.

Continúa la capacitación para maestranzas y personal de servicios de la UNCUYO

Ampliar imagen


Desde septiembre, integrantes del Programa Residuos del Instituto de Ciencias Ambientales de la Secretaría de Extensión y Vinculación de la Universidad Nacional de Cuyo, busca poner en valor el rol que tiene el personal de Limpieza, Mantenimiento y Servicios, y de Maestranza en la cadena de separación de residuos en origen. A fines de septiembre, se comenzó un  recorrido por cada una de las Dependencias y Unidades Académicas de la Universidad Nacional de Cuyo. El acompañamiento por medio de capacitaciones, busca poner en valor la tarea que realizan en cada una de las dependencias.

Más de 50 maestranzas y personal de limpieza fueron capacitados, más de 500 puestos de trabajo de personal administrativo del Departamento de Asistencia Médico Social Universitario (DAMSU), Rectorado Anexo, CICUNC, Rectorado, Biblioteca Central, Comedor Universitario, Residencias, Facultad de Ingeniería, Facultad de Odontología, Facultad de Ciencias Políticas y Sociales y las instalaciones del Bloque de Aulas Comunes Tecnológicas (BACT).

El trabajo de capacitación continúa al resto de las dependencias y Unidades Académicas del Campus de la UNCUYO hasta fin de año.

UNCUYO Separa sus Residuos

El Proyecto Gestión de Residuos y Recuperación de Materiales Reciclables en el Campus de la UNCUYO surge como respuesta a la preocupación por gestionar los residuos que se producen diariamente en el Campus Universitario, que se estima en una tonelada diaria.

El primer paso es la separación de los residuos en origen en tres fracciones: azul, para papel y cartón; amarillo, para envases; y negro, para lo no reciclable.

De esta manera, reducir al 50 por ciento la cantidad de basura producida en el Campus y que su disposición final es el vertedero controlado El Borbollón. Los materiales que se recuperen se reciclarán y volverán transformados en nuevos productos para ser utilizados en las distintas dependencias.

Además, se busca concientizar, incentivar la minimización del consumo y la reutilización de materiales, y generar una visión del ambiente desde la perspectiva del desarrollo sostenible.