Saltar a contenido principal Saltar a navegación principal

Buscan cuidar el ambiente y vincular a jóvenes privados de libertad

Se trata de la iniciativa “Aprendizaje de oficio y cuidado del medio ambiente. Proyecto ECOESCOBAS”, de la que forman parte docentes y estudiantes de la Facultad de Ingeniería. Es una de las propuestas seleccionadas en la convocatoria del Programa de Prácticas Sociales Educativas del Área de Innovación Social de la Secretaría de Extensión y Vinculación de la UNCuyo.

18 de junio de 2020, 10:03.

Buscan cuidar el ambiente y vincular a jóvenes privados de libertad

Ampliar imagen


La Facultad de Ingeniería de la UNCuyo, a través de las cátedras Comercialización y Emprendedorismo e Innovación de las carreras de Ingeniería Industrial y Mecatrónica, participan de la propuesta “Aprendizaje de oficios y cuidado del medio ambiente como mecanismos de reconocimiento de las propias capacidades y la importancia de lo vincular en los jóvenes privados de libertad: PROYECTO ECOESCOBAS”.

El objetivo general del proyecto es optimizar el proceso productivo de escobillones ecológicos, posibilitando incrementar el doble impacto -ambiental y social- que su implementación suscita dentro de la Unidad N° VI Penal de Jóvenes Adultos, dependiente de la Dirección General del Servicio Penitenciario.

Lo propuesto acompaña el proceso ya iniciado por el equipo de actores sociales, cuyo producto resultante es un escobillón, en 2 tamaños, para uso interno, fabricado a partir de la reutilización de botellas plásticas de PVC y PET descartables (como cerdas) y madera de pallets (para la base de estos escobillones).

Antecedentes

El espacio UNCULAB (Laboratorio de Innovación Social – UNCuyo) fue convocado por la Unidad N° VI Penal de Jóvenes y Adultos, para colaborar en la búsqueda de actores institucionales pertenecientes a la UNCUYO que trabajaran con el objetivo de profundizar en el proceso productivo de las ECOescobas y así mejorar el prototipo del producto.

Con este objetivo, se contactó a las Facultades de Ingeniería y de Arte y Diseño, para que a partir de un diagnóstico generado en conjunto, se formulara el proyecto en torno al encuentro entre jóvenes que viven inmersos en realidades diferentes (por un lado los estudiantes y por otro, los internos), para el intercambio de saberes y prácticas volcados en el proceso proyectual y productivo.

La modalidad de trabajo se plantea como interdisciplinaria entre las cátedras “Emprendedorismo e innovación” y “Comercialización”, de las carreras de Ingeniería Industrial y Mecatrónica de la Facultad de Ingeniería; y “Diseño de Productos 1” y “Métodos de Diseño” de las Carreras de Diseño Industrial y Gráfico de la Facultad de Artes y Diseño, a través de comisiones de trabajo.

El proyecto

La docente coordinadora del proyecto por parte de la Facultad de Ingeniería, Mónica García Tello, explicó que se han planteado cuatro objetivos específicos: optimizar el proceso productivo de fabricación de los escobillones; implementar mejoras en el producto, para reducir o eliminar los desperdicios que genera su producción;  incrementar la participación de internos en los proyectos de doble impacto (ambiental y social) que se generan en el Penal; y generar relaciones comerciales para la adquisición de escobillones por parte de organismos e instituciones.

Actualmente, se trabaja en el primero de estos objetivos: la optimización del proceso productivo, a través de posibles mejoras en la máquina con la que se fabrican las cerdas del escobillón.

Los estudiantes que participan de la iniciativa son Juan Francisco Levatino, Maximiliano Reinoso, Lucas Díaz Herrera, Valentina Mattiello y Paula Prado.

Juan Francisco Levatino, comentó que, debido a la situación de pandemia, los primeros meses fueron complicados. Pero que, a partir del mes de mayo, se comenzó a trabajar con mayor agilidad y se logró terminar la primera etapa: la realización de un diagnóstico de los procesos productivos que están llevando a cabo actualmente en la penitenciaría, en base al cual se propusieron mejoras con el fin de hacerlos más eficientes, seguros y atractivos, no tan rutinarios.

También explicó que la idea en el próximo semestre es seguir completando fases y lograr un mayor acercamiento con los jóvenes del Penal, una vez que se puedan realizar visitas a la institución.  

“Tenemos expectativas grandes, sobre todo en generar que esta experiencia se pueda replicar en otros penales y sea un programa de reinserción social para muchos jóvenes” agregó Levatino.

Por su parte, Paula Prado, expresó que como estudiantes de una universidad pública sienten la necesidad de involucrarse con diversos actores sociales en la resolución de distintas problemáticas. A la vez que destacó que es importante ver cómo, desde las carreras de ingeniería se pueden realizar muchos proyectos que tienen un impacto social muy grande.   

Además de las Facultades de Ingeniería y Artes y Diseño, también participan del proyecto, UNCulab y el Instituto de Ciencias Ambientales.

Fuente: Prensa Facultad de Ingeniería