Saltar a contenido principal Saltar a navegación principal

"Las tintas no se manchan"

A 13 años del asesinato del docente Carlos Fuentealba, desde el Programa de Derechos Humanos del Área de Innovación Social acercamos esta reflexión:

04 de abril de 2020, 14:03.

"Las tintas no se manchan"

Ampliar imagen


Carlos Fuentealba nació en 1966 en Junín de los Andes, creció en el campo de una familia humilde, cerca del lago Lácar. Se trasladó a la capital de la provincia para sus estudios secundarios donde se recibió de técnico químico.

En 2005, a los 38 años, se recibió de docente y comenzó a trabajar CPEM Nº 69 del barrio Cuenca XV, uno de los más pobres del oeste neuquino. Allí fue elegido como delegado sindical y por sus estudiantes como “Rey del Colegio”.

Fuentealba tenía 41 años cuando fue asesinado. Recibió un disparo efectuado con una pistola lanzagases a corta distancia por el Oficial Darío Poblete. Se encontraba en la parte trasera del Fiat 147 que se retiraba de la manifestación, organizada por el sindicato Aten que él integraba. En ese entonces unos 700 docentes cortaban la RN 22 a la altura de Arroyito, en Neuquén, como medida ante la falta de respuestas al reclamo salarial.

El Gobernador Sobisch disparó la orden de evitar que se corte la ruta y mientras la manifestación docente llega al sitio, son repelidos con balas de goma, gases, bombas de pintura, carro hidrante y una importante presencia policial que consigue desalojarlos.

Cuando intentan huir se forma un cerrojo policial que aparece de ambos costados en un operativo desmedido y comienzan nuevamente a reprimir. Comiezan a oirse disparos, detonaciones y la zona se inunda de gases lacrimógenos, uno de los cuales, arrojado por un efectivo del GEOP a un metro y medio de distancia atraviesa el vidrio del Fiat 147, impactando de lleno en la nuca de Fuentealba, dejándolo inconsciente y provocando hundimiento de cráneo. Fue trasladado desde Arroyito hasta el hospital Castro Rendón, ubicado en la ciudad de Neuquén, donde murió.

Carlos Fuentealba daría allí su última clase, con un guardapolvos blanco teñido de injusticia y dolor.

*El 8 de julio de 2008. El cabo Darío Poblete fue condenado a prisión perpetua como autor del asesinato de Fuentealba.

*El 7 de marzo de 2019. La Corte Suprema le ordenó al Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de Neuquén dictar una nueva sentencia en la causa “Fuentealba II”, que involucra a quienes dirigieron el operativo represivo.

*El 15 de agosto de 2019.  El TSJ dejó sin efecto los 15 sobreseimientos dictados en la causa e indicó que sigue vigente la acción penal. El legajo continúa abierto.

Su familia y compañeres de trabajo siguen buscando la Justicia completa que condene a los y las responsables políticos de esa represión.