Saltar a contenido principal Saltar a navegación principal

Silvia Sosa de Esteves: “Una visión democrática, abierta, responsable, colaborativa, distribuidora y productora de conocimiento, es lo que falta en forma genuina”

Magíster en Didáctica. Directora de Proyecto de Investigación SIIP. Docente de las cátedras de "Historia y Geografía Argentina y Latinoamericana" y "Didáctica de las Ciencias Sociales I" en la Facultad de Educación.

03 de julio de 2020, 12:33.

Silvia Sosa de Esteves: "Una visión democrática, abierta, responsable, colaborativa, distribuidora y productora de conocimiento, es lo que falta en forma genuina"

Ampliar imagen


¿Cómo cree que será el mundo que nos espera a la salida de la crisis?

Creo que al menos se perfilan dos grandes tensiones: por un lado, entre quienes depositan en las nuevas tecnologías la panacea para la nueva organización mundial, con una fuerte mediación de las mismas y donde quedarán excluidos un sector social importante; y los que atenderán las exigencias para un mundo más justo. Entre ambos, las demandas del cuidado del ecosistema tierra será una constante. 

Otro ámbito a dirimir es el educativo. El sistema formativo bajo las consignas del siglo XX de la globalización y las competencias globales no ha contribuido a mejorar la educación dado que no son suficientes las habilidades y competencias si no van acompañadas de una visión pedagógica, filosófica y política del otro y los otros. Se perdió un tiempo precioso cada vez que los gobernantes depositaron en esto, gran parte del esfuerzo de cambio alineándose a un mundo que no nos pertenecía y abandonando la cultura, la conciencia social y ciudadana, entre otras.

 

¿Cuáles serán los nuevos rumbos o decisiones que deberemos tomar?

Es necesaria la contextualización de nuestras prácticas, modos de vida teniendo en cuenta la desigualdad que al largo del siglo XX es y ha sido una constante. Para ello, como universidad es perentorio que cambien las lógicas de funcionamiento colocando a lo público como ámbito de definiciones de sus actores y que la experticia sea el ámbito con el que actúa.

Hace mucho tiempo que no se ve gente en los cargos de decisión que cuenten con ella, por eso se sigue burocratizando el funcionamiento del aparato universitario. Una visión democrática, abierta, responsable, distribuidora y productora de conocimiento, colaborativa es lo que falta en forma genuina. Habría que orientar en ese sentido y reformular todo su funcionamiento político (mas experticia con un planteo político serio), administrativo (reformular plataformas virtuales de actuación que ayuden), pedagógico (donde lo humano sea condición de la distribución del conocimiento).