Saltar a contenido principal Saltar a navegación principal

Nació el primer cabrito gracias a la biotecnología reproductiva

Se trata del proyecto “Conformación del Cluster Caprino Región Cuyo” desarrollado por la Dirección de Ganadería, a través de su Centro Biotecnológico de reproducción, en conjunto con alumnos de 6° año de la escuela técnica Galileo Vitali de La Paz, el COFECYT, la UNCUYO, la UCC y los gobiernos de Mendoza, San Juan y San Luis.

09 de junio de 2022, 13:36.

Nació el primer cabrito gracias a la biotecnología reproductiva

Ampliar imagen


El proyecto de carácter social y económico, subsidiado por COFECYT, la Universidad Nacional de Cuyo y la Universidad Católica de Cuyo (Sede San Luis) y apoyado activamente por los gobiernos de Mendoza, San Juan y San Luis, tiene el objetivo general de conformar el Clúster Caprino de la región de Cuyo, siguiendo los principios contemplados en el paradigma de la Bioeconomía con el objeto de dar valor y potenciar por medio de la biotecnología el producto de las explotaciones de los pequeños productores caprinos, garantizando al mismo tiempo la sustentabilidad ambiental y económica.

La propuesta busca beneficiar a aproximadamente 50 pequeños productores minifundistas, pertenecientes en su mayoría a la comunidad Huarpe de la zona tripartita de Cuyo. Mediante un conjunto de técnicas que pueden ir desde la inseminación artificial hasta la clonación, se busca aumentar la eficiencia reproductiva y mejorar la genética de los animales. De esta manera, la biotecnología reproductiva permitirá también aumentar la producción en contraestación, es decir, en tiempos donde naturalmente no hay nacimientos. Es una manera de acortar los tiempos naturales en beneficio de mejorar y aumentar la producción caprina.

Habiendo logrado este primer cabrito con semen criopreservado y en contraestación, el próximo objetivo biotecnológico es poner a punto la maduración in vitro de ovocitos caprinos con el fin de generar y criopreservar embriones de la cabra criolla. Lograr esto será importante no sólo para mejorar y conservar la genética del ganado caprino sino también para sobreponerse a desastres naturales. Así, la transferencia de embriones también es una forma de acortar los tiempos naturales en beneficio de preservar la producción de la cabra criolla.

Participación institucional

Cada institución educativa tiene un rol fundamental en este proceso, con el fin de mejorar la base genética del ganado caprino mediante técnicas de reproducción asistida.

La UNCUYO es la encargada de la investigación y el desarrollo, a través del Instituto de Histología y Embriología (IHEM) perteneciente a UNCUYO-CONICET. Allí, además, se realiza el análisis microscópico de las muestras de semen para la posterior selección y criopreservación de las muestras en un banco de semen caprino. La criopreservación del semen permitirá la inseminación de las hembras seleccionadas. 

En tanto que, la UCCuyo, a través de la Facultad de Ciencias Veterinarias, lleva adelante los trabajos en campo con la participación de docentes y estudiantes relacionados a la reproducción de los pequeños rumiantes, generando espacios de articulación y de extensión con los sectores productivos. 

La Dra. Marcela Michaut, directora del Proyecto, Investigadora Independiente de IHEM, UNCUYO-CONICET y Profesora de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales  comentó: “Llevar la biotecnología reproductiva al campo es uno de mis sueños y veo, alegremente, que lo estamos logrando. Este proyecto es un claro ejemplo de colaboración entre personas e instituciones siguiendo un objetivo en común para lograr un bien social con impacto económico”.

La iniciativa fue impulsada y acompañada desde el Área de Vinculación de la Secretaría de Extensión y Vinculación de la UNCUYO, que se encargó de gestionar las interrelaciones entre las distintas instituciones y gobiernos.

 

Nació el primer cabrito gracias a la Biotecnología reproductiva

Nació el primer cabrito gracias a la Biotecnología reproductiva