Saltar a contenido principal Saltar a navegación principal

Emprender frente a nuevos escenarios

La pandemia ha impactado en distintos espacios y de diferentes maneras. Este ha sido uno de los desafíos más importantes que tuvo que enfrentar la Incubadora UNCUYO a lo largo de su trayectoria, y tuvo que ver con la reinvención de procesos y metodologías para no desatender las demandas de los emprendedores en este contexto.

10 de junio de 2021, 12:29.

Emprender frente a nuevos escenarios

Ampliar imagen


La Incubadora de Empresas UNCUYO lleva más de 16 años acompañando emprendedores para transformar sus ideas, proyectos e innovaciones en empresas que puedan ofrecer productos y servicios a la sociedad. El contexto de pandemia modificó la forma de trabajo pero no la esencia. 

Ariel Rojas, tutor de proyectos dentro de la Incubadora, comentó como fue el proceso de readaptación en esta nueva realidad que tuvieron que afrontar: “Como tutores, que preparamos para los cambios a nuestros equipos, fue un reto la adaptación a esta nueva realidad. Fue aprender que el teletrabajo y las reuniones virtuales son una alternativa más para incorporar a nuestra caja de herramientas”. 

El desarrollo del proceso de trabajo virtual estuvo signado por “la organización, coordinación y puntualidad para realizar las reuniones, concentrarnos en lo importante para hacerlas más efectivas y puntualizar en que ninguno quede afuera por problemas de conexión”, expresó Rojas.  

La virtualidad, por un lado, permitió una optimización en los tiempos dedicados a los emprendimientos, la posibilidad de tener mayor cantidad de mentorías, la flexibilidad en los horarios de asistencia técnica y tutorías y el incremento de oferta de capacitación disponible tanto en cantidad como en calidad; y por otro fue necesario poner énfasis en aspectos blandos pero no menos importantes como el desarrollo de la autogestión y la disciplina que requiere la organización de esta nueva modalidad.

Los emprendimientos tuvieron que incorporar nuevas variables de análisis relacionadas con los riesgos que el nuevo contexto expuso. Sin embargo, lo que para algunos pudo ser una amenaza, para otros fue sin duda una oportunidad.

Desde Motia, emprendimiento que recibe la asistencia técnica de la Incubadora UNCUYO, Gimena Federici destacó que el proceso de incubación siguió normalmente de manera online. “Somos muy asiduas de las herramientas digitales así que el traspaso no nos costó. Es más, durante la cuarentena durante el 2020 desarrollamos, impulsadas por Ariel, nuestro tutor, el proyecto "Romper el Loop", que se trató de una proyección mapping en el Edificio Gómez, uno de los espacios más importantes y emblemáticos de la ciudad, y que tuvo su estreno vía streaming durante plena fase 1, cuando las calles estaban vacías”, dijo. 

Además Federici resaltó el redireccionamiento que implicó este proceso hacia adentro del emprendimiento: “A pesar de ser, la cuarentena, un momento de conflicto, fue muy fructífero para nosotras, porque deconstruímos y construimos nuevos paradigmas. Estamos desarrollando nuevas unidades de negocio que se adapten a esta coyuntura”.

Motia es un estudio audiovisual dedicado a la fusión de tecnología y arte para la creación de experiencias multimediales interactivas, mediante técnicas innovadoras de comunicación visual de cualquier tipo de espectáculos que genere diferenciación y recuerdo único en el espectador.

Desde el trabajo de la Incubadora de la UNCUYO, junto con sus tutores y equipos de emprendedores, pudieron acomodarse a los nuevos escenarios, buscando potenciar los emprendimientos, dar giro a algunas ideas y reinventar sus proyectos para acompañarlos en el desafío de emprender en tiempos de pandemia. Al respecto Rojas comentó ”todos los sentidos se pusieron a prueba en nuestros emprendedores, como la agilidad para adaptarse a los nuevos contextos, ser creativos para resolver problemas generados por la pandemia, la innovación, y no perder el enfoque en el cliente. Éstas son algunas de las competencias que tuvieron que aprender a desarrollar las startups con las que trabajamos desde la Incubadora”.

Hoy las modalidades de trabajo son integradas, van desde la presencialidad con cumplimiento de estrictos protocolos sanitarios en grupos reducidos hasta reuniones por plataformas de videoconferencias, chat, llamadas por teléfono, whatsapp y un sistema de gestión on line desarrollado también por la misma incubadora denominado INCUSIG. Los emprendedores pueden obtener en tiempo real, a través de esta plataforma, indicadores básicos de funcionamiento, cargar registros del sistema de calidad y disponer de información sobre planificación, calendario, contactos y actividades de la Incubadora. Permite, además, tener en un solo lugar toda la información necesaria para la prestación de servicios a emprendedores y profesionales de la Incubadora.

“Como fundamental resaltamos el trato humano y directo con todos los profesionales que forman el gran equipo. Todos muy comprometidos y con un abordaje propio, dado por su área de conocimiento específico, nos permiten tener todos los frentes cubiertos a la hora de ir resolviendo inquietudes en esto que es llevar un proyecto adelante”, concluyó Gimena Federici de Motia. 

En síntesis, la resiliencia emprendedora, contar con herramientas metodológicas y la red de contención adecuada se convierten en las claves para transformar las amenazas en oportunidades de éxito para los proyectos y sus emprendedores.

 

Etiquetas:
incubadora uncuyo incubadora de empresas motia uncuyo emprendimientos pandemia covid19