Por qué separar

¿POR QUÉ SEPARAR?

 

 

•    Papel y cartón


En la UNCUYO se utilizan unas 30 millones de hojas de papel al año, ya sea en las oficinas, en impresoras, en fotocopiadoras u otros usos. Probablemente, cada día utilizás y desechás gran cantidad de papel... 

La deforestación es uno de los problemas medioambientales más graves a nivel mundial. Debido al consumo masivo de madera se talan miles de hectáreas de bosques, y el 40 por ciento se destina a la producción de papel. Argentina es uno de los países con mayor tasa de deforestación en el mundo: entre 2002 y 2006 se perdieron 300.000 hectáreas de bosques, lo que equivale a 18 veces la extensión del Gran Mendoza. 
 

                       


Con el pequeño gesto de separar el papel, para luego reciclarlo, se contribuye a un mundo más limpio y a desacelerar la devastación de los bosques. Si sólo la mitad de la población mundial reciclara se salvarían 8 millones de hectáreas al año, se evitaría un 73 por ciento de la contaminación ambiental producida en el proceso de fabricación de papel y se obtendría un ahorro energético en todo el mundo.

Consejos 

Primero, minimizá el uso del papel, no imprimas si no es necesario, utilizá las dos caras y achicá lo máximo posible la letra. Una vez que reduzcas, estás listo para pensar en reciclaje, gracias a vos, todos podrán volver a utilizar el papel usado, sin perder su calidad, y estarás contribuyendo a un mundo mejor.

 

•    Envases y plásticos


En la UNCUYO se generan casi 2 millones de residuos plásticos al año. Los vasos plásticos descartables y de poliestireno expandido (telgopor) ocupan más de la mitad de estos residuos. 

La acumulación de plásticos se debe a que se degradan lentamente y se mantienen en el medio durante siglos. Actualmente, debido a su masiva producción y a una falta de concientización, es común ver plásticos en las calles, acequias, ríos y en uno de nuestros mayores emblemas, la montaña.

No es sólo un factor estético el que nos debe motivar a reciclar, los plásticos provienen de los hidrocarburos, por lo que a medida que se descomponen liberan grandes cantidades de elementos tóxicos. Además, se acumulan en los organismos, pasando de uno a otro en la cadena trófica, por lo que afecta a la gran mayoría de seres vivos. Otro problema que generan es que muchos animales confunden el residuos plástico con comida y al intentar ingerirlos, mueren por ahogamiento.

 

 

Si separamos los envases y los plásticos favorecemos a la reducción de su utilización, a que los ríos y montañas estén más limpios y a que se conserve la vida de muchos seres vivos. El plástico que se recicle será pronto otro envase, una bolsa, una maceta nueva o una infinidad de otros materiales que conservan la misma calidad.

Consejos

Antes de pensar en reciclaje reducí el uso de plásticos: utilizá envases retornables, no utilices cubiertos, platos ni vasos descartables, rechazá las bolsas de plástico y elegí productos sin envoltorios. 

En la Universidad separamos nuestros residuos para poder reciclarlos para poder reducir al 50 por ciento la basura que enviamos al vertedero. Te invitamos a informarte, participar y minimizar el consumo reutilizando, reduciendo y reciclando.