Saltar a contenido principal Saltar a navegación principal

El Coro Universitario de Mendoza, la Sociedad Goetheana y Cecilia Pillado presentan un homenaje a Beethoven

Elaborado en contexto de aislamiento por la pandemia, las dos instituciones mendocinas y la artista residente en Alemania presentan un ciclo de videos en homenaje a Ludwig Van Beethoven a propósito de su 250º aniversario de nacimiento, y centrado fundamentalmente en su obra cumbre, la Novena Sinfonía.

02 de julio de 2020, 14:45.

El Coro Universitario de Mendoza, la Sociedad Goetheana y Cecilia Pillado presentan un homenaje a Beethoven

Ampliar imagen


Fruto de un convenio de trabajo conjunto entre la Sociedad Goetheana Argentina - Goethe Zentrum Mendoza y el Coro Universitario de Mendoza, organismo artístico perteneciente a la Secretaría de Extensión y Vinculación de la UNCUYO, el próximo fin de semana se estrenará desde la plataforma de YouTube un ciclo virtual en adhesión al 250º Aniversario del nacimiento del genial compositor alemán, Ludwig Van Beethoven. Además, se suma a la iniciativa la reconocida pianista mendocina Cecilia Pillado, residente actualmente en Berlin, Alemania.

 

El evento virtual se enmarca en la situación de aislamiento preventivo dispuesto a raíz de la pandemia por coronavirus. Las dos instituciones mendocinas han continuado trabajando incansablemente y la preparación del ciclo forma parte de las acciones conjuntas realizadas en el contexto de cuarentena.

 

Se trata de una serie de videos de libre acceso que serán publicados en forma consecutiva en los respectivos canales de YouTube de Cecilia Pillado, del CUM y de la Goetheana. El primero de ellos se difundirá el sábado 4 de julio a las 19 horas, en donde Pillado, pianista mendocina de destacada trayectoria ex integrante del Coro Universitario, presentará el ciclo desde Berlín. 

 

Al día siguiente, domingo 5 de julio a las 18, se podrá disfrutar de la célebre Novena Sinfonía de Beethoven, con la participación del CUM, que dirige Silvana Vallesi, junto a la Orquesta Filarmónica de Mendoza bajo la conducción general de Gustavo Fontana, versión de diciembre de 2017, realizada en las escalinatas de la Casa de Gobierno.

 

De manera consecutiva durante las siguientes semanas, en los mismos canales se publicará el resto de los videos, en donde Cecilia Pillado desde la capital de Alemania se referirá a la vida y obra del compositor y analizará cada uno de los movimientos de su obra magna, la Novena Sinfonía.

 

Link para acceder al canal del CUM: https://www.youtube.com/user/CUMUNCuyo/videos 

 

La gran obra de Beethoven

El compositor alemán nació en la ciudad de Bonn el 16 de diciembre de 1770 (hace 250 años) y murió en Viena, Austria, el 26 de marzo de 1827.

La cúspide de su carrera estuvo marcada un 7 de mayo de 1824, cuando en el Kärntnertortheater, teatro de la Puerta Carintia, de la capital austríaca se estrenó su Novena Sinfonía, una de las obras musicales más logradas de todos los tiempos, verdadero hito creativo de la humanidad.

La última sinfonía de Beethoven respondió a un encargo de la Sociedad Filarmónica de Londres de 1817. Comenzó a trabajar en ella al año siguiente y la concluyó pocos meses antes del estreno.

Desde su juventud, fueron para Beethoven inspiradores los versos del poema de Friedrich Schiller, An die Freude (1785), traducido como A la alegría y más conocido como Oda a la alegría. La temprana muerte del poeta provocó en el músico la decisión de musicalizarlos.

Su revolucionaria iniciativa de incluir estos poemas en el cuarto movimiento, hacen de esta sinfonía un hito en la historia de la música. Si bien la Novena se enmarca en el género instrumental y sinfónico, se la denomina “Coral” por la presencia del coro y los solistas, y hasta se la ha considerado “música programática”, por cuanto su cuarto movimiento tiene como hilo conductor al poema de Schiller.

Pese al interés de Beethoven por estrenarla en Berlín, finalmente la primera audición fue en Viena, ese 7 de mayo de 1824. Se conoce que las partes de soprano y contralto fueron interpretadas por Henriette Sontag y Caroline Unger, ambas de ascendente carrera en aquel momento. Contradictoriamente con el éxito de su carrera, el compositor ya estaba casi completamente sordo, y rompió en llanto al observar las eufóricas expresiones del público presente.

El legado de humanidad

Beethoven murió a los 57 años. Sus exequias constituyeron un evento magno que paralizó a la ciudad de Viena, pletórica de homenajes. El genio alemán concluyó sus días apreciado y respetado por sus contemporáneos. 

Fue el emblemático representante de una generación brillante, apasionada y revolucionaria. Constituye el eslabón entre el clasicismo y el romanticismo. Encarna la ruptura de un período de formas musicales, cerradas y esquemáticas, que da lugar a una entonces incipiente libertad individual en la creación artística.

Los conceptos de alegría y fraternidad entre los hombres que fluyen de los versos de Schiller y de la música del gran Beethoven, convirtieron a la Novena Sinfonía en emblema musical de la humanidad. Es la única composición musical en la historia declarada por la UNESCO “Patrimonio de la Humanidad”. Asimismo, su oda a la alegría es reconocida como himno de la Unión Europea desde 1972.

Ninguna obra jamás escrita encarna mejor que la Novena esas cualidades tan humanas que realzaron Schiller y Beethoven. Por eso, en el actual contexto de aislamiento que vive el mundo, sirva como reconocimiento y homenaje el recuerdo de un concierto al aire libre, con la masiva y efusiva participación del público mendocino.