EDIUNC participó en el libro Jergario latinoamericano ilustrado

Se trata de una publicación de la Editorial Universitaria de Guadalajara (México) y de la EULAC (Asociación de Editoriales Universitarias de América Latina y el Caribe). Es una bella edición que incluye 106 palabras de 13 países, con definiciones escritas por 100 escritores e ilustradas por 74 artistas plásticos.

13 de diciembre de 2016, 16:13.

EDIUNC participó en el libro Jergario latinoamericano ilustrado

Ampliar imagen


 

Jergario latinoamericano ilustrado es un libro que reúne el aporte de editoriales de universidades de México, Colombia, Chile, Costa Rica, República Dominicana, El Salvador, Cuba, Honduras, Panamá, Brasil, Perú, Uruguay y Argentina. Fue presentado recientemente en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara 2016 (FIL 2016), donde participó la directora de la EDIUNC, Pilar Piñeyrúa.

 

La obra está compuesta por “entradas” de palabras típicas o de jergas de cada país, definidas por un escritor e ilustradas por un/a artista plástico/a. La EDIUNC, entre otras editoriales universitarias argentinas, aportó la palabra “Escrache”, escrita por Juan López, escritor y editor, e ilustrada por el artista plástico Gabriel Fernández.

 

Otras de las aportaciones de las editoriales universitarias argentinas fueron, entre otras, la definiciones de las palabras bondi, boludo, gurí, pispear, queco, besuquera, piquito, pibe chorro, cachuzo y descachile.

 

La publicación es prologada por Concepción Company Company, de la Academia Mexicana de la Lengua y de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). La coordinación estuvo a cargo de Sayri Karp, presidenta de la EULAC. Señala Company: «Los hablantes-autores-ilustradores de este libro, profesionales de muy diversas latitudes, convocados para realizar un ejercicio lúdico, aceptaron el juego lingüístico y jugaron con su lengua y recuerdos (…). El libro es, en suma, una sinestesia, curiosa e inesperada al pasar de las páginas, de oído, habla, memoria y vista».

 

El Jergario es un libro atractivo, entretenido e instructivo. Recorrer sus páginas permite asomarse a la idiosincrasia idiomática de cada país participante.

 

Algunos ejemplos

 

De Argentina. Dice la definición que aportó la EDIUNC: Escrache: «Hacer un escrache es hacer públicos los males de alguien. Te escracho cuando cuento en una reunión un secreto que tenías muy bien guardado. Es decir, te mando al frente. Escrachamos, en Argentina, a los genocidas libres e impunes, a los cómplices, a los responsables que se esconden y no dan la cara. Se escracha con pintura en las paredes, con fotos en las redes sociales. Se escracha, sobre todo, con palabras».

 

De Panamá. ¿Qué sopa?: Es muy común para el panameño «de a pie», como decimos, que al encontrarse con alguien conocido, lo primero que le diga es «¿Qué sopa…?». En realidad, esta expresión es la forma inversa de preguntar «¿Qué pasó?», el equivalente a «¿Cómo estás?». Definición de Eduviges Vergara. Ilustración de María Magaña.

 

De Colombia. Salsita: Persona propensa (con o sin licor en la sangre) a propiciar riñas por cualquier razón. Quizá puedan materializar la querella o no. Parecería que disfrutan del preludio y de llamar la atención con actos de extrema pantomima y sobreactuación. Por ejemplo: «¡Qué man tan salsita! ¿Será que no lo quieren en la casa?» o «¡Ahí tiene, lo cascaron por salsita!». Definición e ilustración: José Rodrigo Orozco.

 

De México. Escuincle: Esta palabra se deriva del vocablo náhuatl xoloitzcuintle, nombre del perro mexicano. En México se usa para referirse de manera despectiva o con molestia hacia un niño cuando se está portando mal: «¡Escuincle latoso, deja de tocar todo!». Los escuincles son los inconfundibles niños que brincan, entran, salen, tocan, gritan, rompen sin parar. Son aquellos que les sacan «canas verdes» a las mamás y a las tías, y a los abuelos… En todas las familias de seguro hay un escuincle, ¿ustedes conocen uno? Definición: Lorena Sánchez. Ilustración: Ismael Tavera.


 

Responsables

Dirección: Sayri Karp Mitastein.

Coordinación general: Verónica Mendoza Urista.

Coordinación de contenido: Claudia Reyes Toledo.

Coordinación de arte y diseño: Yazz Casillas.

Coordinación de ilustración: Josel.

Cuidado editorial: Carmina Nahuatlato Frías.

Diseño de interiores y portada: Yazz Casillas.

Color: Adrián González.

Formación: Gavo Casillas.