¿Para qué proteger?


Desde una dimensión positiva, el sistema de protección de los derechos intelectuales es una fuente permanente de información tecnológica, y sirve para evitar duplicaciones en los objetos de las investigaciones.

A la vez, cuando se orientan los desarrollos de las investigaciones hacia los sectores productivos, la información del sistema de derechos intelectuales es una fuente para la determinación de posibles clientes que podrían financiar los proyectos.

Por otra parte todas las creaciones protegidas bajo los Derechos Inteletuales otorgan a sus titulares y autores beneficios económicos y seguridad jurídica.