«Cosí fan tutte»: la ópera que propone hacer partícipe al público

Con la puesta en escena completa, esta Ópera acompañada por la Orquesta Sinfónica propone salir de las salas convencionales y sumar al público como parte de la obra. «Cosí fan tutte» se presenta con dos funciones los días 15 y 16 de marzo en la Nave Cultural.

08 de marzo de 2019, 11:36.

«Cosí fan tutte»: la ópera que propone hacer partícipe al público

Ampliar imagen


«Cosí fan tutte» fue la última ópera de la genial dupla que hicieron Wolfgang Amadeus Mozart en la música y Lorenzo Da Ponte con el libreto. Las otras dos colaboraciones en que participaron juntos fueron Bodas de Fígaro y Don Giovanni. Con Cosí fan tutte se cierra la trilogía que cambiaría la historia de la música.

 

Las tres tienen algo en común: el deseo físico es lo que dispara la acción y, como resultado, el mundo del inicio no es el mundo del final. Una estructura que da seguridad, pero que también asfixia, se quiebra en el esfuerzo por poder concretar ese deseo, permitiendo así que aparezca lo nuevo.

 

Esta obra fue estrenada por Ópera Studio en 2018 en una primera versión de concierto con semi-escena. Para esta ocasión, el Organismo Artístico a cargo de la reconocida Soprano Verónica Cangemi, exhibirá la versión completa con la particularidad de que no habrá límites entre el público y la puesta en escena.

 

El evento contará además con la presencia de la Orquesta Sinfónica, dirigida por Rodolfo Saglimbeni, para desplegar toda la estructura musical que Mozart compuso especialmente para esta pieza.

 

La dirección escénica se encuentra a cargo del Regisseur Julián Garcés, quien en octubre de 2017 estrenó esta pieza en Buenos Aires a través de la compañía Sol Lírica con total éxito de convocatoria.

 

La ubicación elegida para la representación será la Nave Cultural, un espacio amplio que se adecúa con este nuevo objetivo: que el espectador/a presencie la obra en sus diferentes escenas. Esta estrategia poco habitual en conciertos de ópera, supone una cercanía más directa y popular con el público.

 

Garcés se refirió a este formato novedoso en una entrevista para el sitio www.operaenargentina.com cuando estrenó la obra en Buenos Aires: “La presencia del público termina de construir el espacio. Las escenas están en el medio de la gente. Se trata de compartir una situación espacial, de hecho ni siquiera tenemos un foso, una palabra tan vinculada con la muerte. Donde va a morir la ópera es a ese foso que separa al público del intérprete”.

 

Esta propuesta novedosa tanto para el espectador/a como para los/as artistas, se presentará con dos funciones los días 15 y 16 de marzo a las 21 hs. en la Nave Cultural.

 

Podés reservar tu mesa que incluye una copa de vino por $300 en www.entradaweb.com o en boletería de la Nave Universitaria de martes a viernes de 10 a 14 y de 19.30 a 22 hs. También habrá un sector con entrada libre y gratuita que será por orden de llegada.

SINOPSIS

Como es habitual entre este peculiar trío de amigos, Ferrando y Guglielmo, dos oficiales del ejército, se encuentran en bar con Don Alfonso, un viejo filósofo. Los jóvenes manifiestan el amor que sienten por su novias quienes, aseguran, jamás podrán serles infieles. Don Alfonso los desafía y les propone una apuesta afirmando que él puede probar en una sola noche que estas dos mujeres (como todas) son ‘volátiles’. Los militares aceptan la apuesta: fingirán que son llamados a la guerra pero luego volverán disfrazados de exóticos foráneos y cada uno intentará enamorar a la novia del otro.

Las dos mujeres, que son hermanas, reciben de parte de Don Alfonso el triste anuncio: los oficiales han sido llamados a la guerra. Ferrando y Guglielmo llegan, con el corazón roto, y se despiden de ellas.

La inevitable fatalidad tiñe de tragedia la vida de estas hermanas. Despina, su astuta empleada, les pregunta qué ha sucedido. Frente a los llantos de sus patronas, ella se burla aconsejándoles conseguir nuevos amantes que reemplacen a los antiguos, como habitualmente hace Despina cada vez que alguno la aburre.

Sorpresivamente irrumpen los dos exóticos visitantes. Las hermanas se alteran -ya han tenido suficiente para una noche- pero ellos las seducen impunemente hasta lograr la máxima de las furias.

Sin embargo, las chicas deciden jugar al mismo juego al que son sometidas y devolvérsela a sus novios. Las aguas se calman y las dos parejas se reúnen a tomar un café. Dorabella y Guglielmo pasean juntos mientras que Ferrando se marcha con Fiordiligi.

Ahora que están solos, Guglielmo intenta cortejar a Dorabella. Ésta no se resiste mucho y acaba entregándose. Ferrando tiene menos éxito con Fiordiligi, sin embargo, sigue cortejándola y al final terminan aceptando el amor que sienten.

Don Alfonso, ganador de la apuesta, recibe en sus brazos a los vencidos amigos y aprovecha esta debilidad para demostrarles todo lo que les falta aprender de las mujeres –y de la vida-.

Las parejas se vuelven a encontrar pero ya nada es lo mismo: los cuatro se ven por lo que son y se enfrentan con la incertidumbre de una nueva vida.

Verónica Cangemi

Inició sus estudios musicales en la Universidad Nacional de Cuyo. Perfeccionó los mismos en Londres y en la universidad de Karlsruhe, en Alemania, antes de ganar el primer premio en dos prestigiosos concursos de canto: El Concurso Festivales Musicales, en Buenos Aires y el Concurso Francisco Viñas, en Barcelona, España. Inició su carrera en Europa, interpretando los roles de Armida de Gluck, con Marc Minkowski, Hänsel und Gretel von Radio France y, más tarde, Zerlina (Don Giovanni), Pamina (La flauta mágica) e Ilia (Idomeneo) en el Teatro Colón de Buenos Aires. Le siguieron Despina (Cosí de fan tutte) y Les Pelerins de la Mecque, con William Christie; Ombra Felice en el Festival de Salzburgo; Susanna (Las bodas de Fígaro), Adina (L'elisir d'amore), Platée de Rameau, Emilia (Catone in Utica, de Vivaldi), Ilia (Idomeneo), Orfeo de Monteverdi,  L´incoronazione di Poppea y Dalinda (Ariodante). La Griselda, de Scarlatti, Celos aún del aire Matan (ópera barroca española); Emilia (Catone in Utica), Armida (Rinaldo), Ifigenia en Aulide de Gluck. En 2012 cantó el rol de Mimí, en La Boheme de Puccini en Tokio y en 2014 los roles de Micaela de la ópera Carmen, de Bizet, en el Covent Garden de Londres, Ilia, de Idomeneo de Mozart en el Teatro Colón y Polissena de Radamisto en la Ciudad de México.

La temporada 2018-2019 incluye L’incoronazione di Poppea en el Teatro del Liceu (Barcelona), La clemenza di Tito (Liege), Pelleas et Melisande (Teatro Colón), La Concordia de Pianeti (Amsterdam), conciertos en Praga y Versailles junto a Collegium 1704 y La Cetra, y la grabación de Il Giustino de Vivaldi, sólo por nombrar algunos. Imparte diversos Master Class en Italia, en Estados Unidos y con mayor regularidad en el programa de Canto que dirige para la Fundación de Postgrado de la Universidad de Congreso, así como también en el organismo artístico Opera Studio perteneciente a la Universidad Nacional de Cuyo y del cual es directora.

 

RESEÑA

Última ópera de la genial dupla Mozart-Da Ponte, Così fan tutte cierra la trilogía que cambiaría la historia de la música. Llamativamente mucho se la ha desmerecido por su mundanalidad en oposición a sus hermanas mayores, Bodas de Fígaro y Don Giovanni, las que por su parte se hacen cargo de los conflictos políticos, sociales y religiosos de su época. Sin embargo, las tres tienen algo en común: el deseo físico es lo que dispara la acción y, como resultado, el mundo del inicio no es el mundo del final. Una estructura que da seguridad, pero que también asfixia, se quiebra en el esfuerzo por poder concretar ese deseo, permitiendo así que aparezca lo nuevo.

La estructura que el deseo quiebra aquí es entonces el cuerpo propio, que ahora escucha sus impulsos para poder encontrarse con la honestidad de lo que se es, actuar en consecuencia y asumir las consecuencias, hacia el adentro y hacia el afuera. Così fan tutte instala la Revolución en el seno de las parejas pero ya no para lograr el cambio social, si no el individual.

Las óperas también tienen rigideces, tanto en su contenido -adentro- como en la forma en que se las representa -afuera-. Così fan tutte ha sufrido como pocas obras la ridiculización de sus personajes y la banalización de su conflicto. Como si la inercia de sostener un vínculo vacío o la necesidad de un cambio de vida a partir de los deseos de mi cuerpo no fuera algo complejo… y actual.

Entre las parejas de esta obra hay un personaje tácito, aunque protagónico: la mirada de un otro. Ojos que condicionan las acciones de los personajes por el miedo al qué dirán. En este Così fan tutte no hay separación entre escena y platea, el público está inserto en la acción escénica y se convierte así en este personaje protagónico que ve, pero que también es visto, que desea y que es deseado.

Quizás si de algo trata Così fan tutte, es de volver a escuchar a nuestro cuerpo, quebrarnos y permitir que aparezca lo nuevo. Adentro y afuera del escenario.

FICHA TÉCNICA

DIRECTORA ARTÍSTICA OPERA STUDIO

Verónica Cangemi

 

 

REPARTO  -en orden alfabético-

  • Leonardo Bertani como Don Alfonso
  • Julieta Caparotta como Despina
  • Matias Caparotta -trainning vocal como Don Alfonso-
  • Cristian Mella como Ferrando
  • Mariel Santos como Fiordiligi
  • Gabriel Vacas como Guglielmo
  • Andrea Vaia como Despina
  • Amalia Villalba como Dorabella

 

 

EQUIPO OPERA STUDIO

  • Verónica Cangemi Directora
  • Beatriz Fornabaio maestra de canto e italiano
  • Roberto Barrozo maestro de canto
  • María Teresa D’Amico maestra repertorista
  • Gustavo Richter maestro repertorista

 

 

EQUIPO ARTÍSTICO

  • Dirección Musical: Rodolfo Saglimbeni
  • Asistente de Dirección: Mariano Peralta  
  • Dirección Escénica: Julián Ignacio Garcés
  • Asistente de Dirección: Gabriel Vacas
  • Escenografía: María Noel Dourron
  • Vestuario: Mariana Seropián
  • Iluminación: Verónica Alcoba
  • Maquillaje: Laura Mecina