La vigilancia tecnológica una herramienta para el desarrollo científico y la innovación

La gestión estratégica de la información científico-tecnológica resulta cada vez más importante para innovar y sobrevivir en un entorno complejo y cambiante como el actual, para ello, la Vigilancia Tecnológica resulta fundamental en este proceso pero ¿Cual es su importancia en el ámbito de la Universidad?

28 de junio de 2018, 09:43.

La vigilancia tecnológica una herramienta para el desarrollo científico y la innovación

Ampliar imagen


La vigilancia tecnológica se refiere al monitoreo y recolección, permanente y sistemática, de datos relevantes del entorno científico y tecnológico. Estos datos son analizados y codificados en información útil, en un proceso que se lo denomina “inteligencia estratégica”. 

Para llevar a cabo esta actividad se requiere coordinar un equipo de personas, sistematizar y automatizar la recopilación y análisis de la información. Esta información se usa para evaluar y gestionar la toma de decisiones estratégicas dentro de las empresas, universidades e instituciones de gobierno

Hoy este proceso resulta necesario, porque los ciclos de vida de las tecnologías y productos se acortan y los mercados se hacen globales, a la vez que internet permite acceder a una gran cantidad de información que puede resultar excesiva y derivar en un riesgo de infoxicación.

Además de vigilar los aspectos científicos o tecnológicos, es necesario tener un conocimiento de la dimensión de mercado (vigilancia comercial), del marco legal, social y ambiental (vigilancia del entorno) y de la actividad de los competidores actuales y potenciales (vigilancia competitiva). La implementación de los distintos tipos de vigilancia es ineludible para cualquier organización que quiera tener éxito abordando sus objetivos estratégicos y al mismo tiempo lograr un impacto real en su entorno.

En el ámbito universitario, fomentar un sistema de vigilancia tecnológica implica grandes beneficios, como pueden ser, conocer las demandas del medio y las empresas, y usar esta información para retroalimentar los planes de estudio y mejorar la inserción laboral de los egresados. Además de crear posgrados acordes a estas necesidades, evitar realizar investigaciones que se encuentren desactualizadas, orientar tesinas de grado aplicadas a problemáticas concretas, facilitar la creación de  grupos de investigación colaborativos interfacultades y con otras universidades nacionales e incluso internacionales, propiciar la transferencia de tecnología y el patentamiento de las tecnologías que se generen en la universidad.