Saltar a contenido principal Saltar a navegación principal

El IDEGEM conmemora Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia

El 11 de febrero se conmemora este día en el que el Instituto de Estudios de Género y Mujeres nos invita a reflexionar sobre el rol de la mujer en los espacios de investigación.

11 de febrero de 2019, 10:17.

El IDEGEM conmemora Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia

Ampliar imagen


El 22 de diciembre de 2015 la asamblea general de la ONU declaró el 11 de febrero como el Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia, reconociendo que el acceso y la participación plenos en condiciones de igualdad en la ciencia, la tecnología y la innovación para las mujeres y las niñas de todas las edades eran imprescindibles para lograr la igualdad entre los géneros y el empoderamiento de la mujer y la niña. Además se comprende que las mujeres, que representan la mitad de la población mundial, siguen estando excluidas de participar plenamente en la economía mundial.

La relevancia de la conmemoración de este día está dada porque se busca visibilizar y trabajar para disminuir las brechas en el acceso a la ciencia por parte de mujeres y niñas, entendiendo que la diversidad en la investigación amplía el número personas dedicadas a la investigación, aportando una nueva perspectiva, talento y creatividad. Además se busca dejar de lado los prejuicios sexistas sobre profesiones estereotipadas y fomentar la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres y niñas. 

En Argentina, en términos generales la cantidad de investigadoras está cerca de la paridad de género en cuanto al sector público  pero no así en el sector privado en tanto en el mundo constituyen sólo un 28% de los investigadores existentes.

Pocas instituciones se han comprometido con el desarrollo de una política de género que promueva mayores niveles de equidad. Recientemente el Conicet, el principal organismo dedicado a la promoción de la ciencia y la tecnología en la Argentina, ha llevado a adelante una serie de reformas que incluyen, entre ellas, que una mujer embarazada disponga de un año mas para presentar el informe obligatorio anual, se extendió de la edad límite de aplicación de la beca doctoral de 30 a 32 años y la posdoctoral de 32 a 35 años, se incorporó un protocolo para llevar adelante las denuncias de acoso y se estableció de manera obligatoria la equidad de género en reuniones científicas.