Hecho a mano en Tailandia: crear marcas para las comunidades locales

Por Francesca Toso, Sector de Desarrollo, OMPI. En las comunidades rurales de Tailandia abundan los artesanos altamente cualificados, quienes en su mayoría se dedican al cultivo del arroz a tiempo completo

01 de noviembre de 2013, 09:00.

Hecho a mano en Tailandia: crear marcas para las comunidades locales

Fuente: http://www.flickr.com. Autor: fontxito Ampliar imagen


En las comunidades rurales de Tailandia abundan los artesanos altamente cualificados, quienes en su mayoría se dedican al cultivo del arroz a tiempo completo. Los productos artesanales que crean empleando conocimientos y técnicas ancestrales constituyen un útil complemento a los ingresos obtenidos de la agricultura y una importante protección ante los azares de la actividad agrícola. Por ejemplo, en 2011 muchas de estas comunidades se vieron azotadas por las peores inundaciones en decenios, que afectaron a 13 millones de personas y tras las que 65 de las 77 provincias del país fueron declaradas zonas de desastre por inundaciones. Los ingresos constantes derivados de los productos artesanales de gran calidad prometen mayor seguridad financiera a los habitantes de las zonas rurales.

Por Francesca Toso, Sector de Desarrollo, OMPI. (Artículo publicado por primera vez en la Revista de la OMPI)

Una iniciativa en el marco de la Agenda de la OMPI para el Desarrollo

En 2010, la OMPI, en colaboración con el gobierno de Tailandia y la Universidad Politécnica Rey Mongkut (KMUTT), comenzó a ayudar a tres comunidades rurales en la utilización del sistema de propiedad intelectual (P.I.) para realzar el valor y la viabilidad comerciales de sus productos artesanales. La iniciativa se enmarca en un innovador proyecto de la Agenda de la OMPI para el Desarrollo que tiene por objeto contribuir al fomento de las empresas locales a través de la P.I. y las marcas. Entre los productos artesanales incluidos en el programa figuran algunos de los más emblemáticos del país, que reflejan la envergadura de la creatividad en Tailandia, la profundidad de sus tradiciones locales y su significativo potencial comercial. Entre ellos se encuentran los productos de mimbre finamente tejidos que elaboran los artesanos de Bang Chao Cha, los textiles de algodón de colores creados en Mae Chaem y los suntuosos brocados de seda producidos en Lampoon. (ver nota completa)