Saltar a contenido principal Saltar a navegación principal

Pablo Suárez Uvieta

“Los deseos no tienen límites, el cielo es la frontera de nuestros sueños”

12 DE DICIEMBRE 2017, 14:28.

Pablo Suárez Uvieta

Egresado del Profesorado de Grado en Historia y ejemplo de una incansable tenacidad, el flamante educador dio el discurso del egresado del “Programa Progresa” en la 74º Colación de Grado 2016-2017 de la Facultad de Filosofía y Letras.

Pablo Suárez Uvieta es uno de los 32 egresados de la primera promoción del Programa PROGRESA, el cual le dio una de las más grandes satisfacciones para un estudiante, haber obtenido su título universitario: Profesor de Grado Universitario en Historia; luego de que su carrera se prolongara por 12 años. Es así que, hace poco más de un año inició el tramo final del profesorado, no sin antes haber tomado todas las herramientas necesarias para enfrentarse a lo que alguna vez fue su lugar cotidiano de estudio y donde emergió “un invariable sentimiento de solidaridad intelectual” entre quienes se enfrentaron a tal desafío. Por esto, la  Facultad de Filosofía y Letras lo distinguió como “Mejor Egresado del Programa Progresa”, por su ejemplo a la tenacidad, la perseverancia y la constancia.

A saber, el Programa PROGRESA de la Facultad de Filosofía y Letras es un plan destinado a promover a  estudiantes de todas las carreras con demora en el  egreso, que adeuden 5 o menos asignaturas y que hayan ingresado hasta el año 2005. El mismos se pusó en marcha en marzo de 2017 y  establece un sistema de promoción o evaluación continua de las materias a rendir (por medio de guías, trabajos prácticos, monografías, evaluaciones parciales, etc., con un programa especial elaborado por cátedra), evitando la instancia de examen final o tribunal. A su vez, dicha práctica ha  impulsado una profunda revisión de los métodos evaluativos en varias asignaturas, instrumentó un sistema de puntos y la interacción a través de aulas virtuales, lo que acerca la Universidad a métodos aplicados en otras universidades internacionales.

Por ello, la semblanza de Pablo es por la que muchos alumnos transitan al llegar al final de sus carreras, donde siempre hay miedos, incertidumbre, ansias, dudas, pero que “cuando un fuerte deseo se combina con una fuerte necesidad, los milagros suceden”. Como vocero del Programa PROGRESA, con gran amabilidad y entusiasmo, comparte su experiencia, expectativas a futuro, anhelos y todo aquello significa ser un estudiante de la Universidad Nacional de Cuyo.

“Los deseos no tienen límites, el cielo es la frontera de nuestros sueños”

-¿Cómo fue transitar por el Programa Progresa?

Transitar por el PROGRESA, fue todo un desafío, lo cual es común cuando se inaugura un programa. Algunos profesores se resistían a la idea de cambiar el sistema, creyendo que el PROGRESA era un "facilitador" para que egresáramos. Definitivamente, fue un sistema facilitador, porque cambiaba los medios, pero no cambiaba la calidad del estudio. Incluso, al ser evaluados de forma parcial, debimos estudiar mucho más que aquellos que estudian para un examen  final. Vale recordar que el objetivo del programa es permitir la promoción de las materias sin llegar a un examen final; entre medio, hay parciales, trabajos prácticos, monografías, coloquios... Todos los instrumentos se implementaron.  

En mi caso particular, nunca dejé de estudiar, aunque a ritmo muy lento, debido al trabajo. Pero tuve compañeros que hacía más de siete años que no leían una fotocopia, y de buenas a primeras tuvieron que reacomodar horarios, actividades, familia, etc., a las exigencias de las diferentes materias. Por esto, el trabajo en grupo fue vital, nadie podría haberse graduado si lo hubiera intentado solo. Lo cual cumplió un objetivo adicional: permitirnos la experiencia de un trabajo grupal, del cual muchos ya habíamos perdido los grupos de referencia con los que habíamos comenzado, unos ya están graduados de hace muchos años, otros se quedaron muy atrás, y otros abandonaron o se cambiaron de carrera.

-¿Te convocó la Facultad o vos fuiste quién se acercó por el Plan?

Me convocaron desde la Facultad, lo que fue un enorme esfuerzo del personal de informática, que tuvo que rastrear correos y usuarios de tres sistemas informáticos. Desde alumnos se buscaron datos en forma manual de compañeros que no habían sido nunca incluidos en ninguna plataforma informática, se enviaron correo electrónicos y se formó un grupo de facebook, y desde la página de la Facultad se promocionó con una gran imagen. Así y todo, algunos no pudieron ser contactados,  por falta de datos o porque habían cambiado sus correos, sin embargo se enteraron por los mismos compañeros y se acercaron al programa.

-¿Cómo te gustaría devolver tus conocimiento a la sociedad? ¿Qué métodos implementadas para enriquecer la Historia?

Como docente, espero ser un promotor de ideas creativas e innovadoras, convencido, como profesor de Historia, de que ningún paso adelante se puede dar sin tener conciencia del camino recorrido. No para repetir los mismos pasos, sino para no cometer los mismos errores. Por otra parte, me interesaría colaborar con los proyectos que se están desarrollando en la Facultad para mejorar las estrategias de evaluación y promoción de alumnos.

-¿Cuales son tus expectativas a de ahora en adelante?

Mis expectativas en el futuro están, por momento, bastante diversificadas: inicialmente deseo terminar mi Licenciatura en Historia Universal, para poder realizar investigaciones, colaborar y difundir las ventajas de los proyectos de evaluación diversificada en la universidad. También me tienta trabajar en Relaciones Internacionales, la docencia universitaria, como en proyectos de difusión y comunicación cultural.
 
-¿Te gustaría perfeccionarte, en qué áreas o lugares?

El perfeccionamiento en otros lugares es, a mi criterio, indispensable para quien desee complementar sus estudios. La interacción es poder adquirir nuevos conocimientos con otros pueblos y culturas; son altamente enriquecedoras, contribuyen a ampliar los horizontes y las perspectivas de las personas, como también desarrollan la capacidad de flexibilizar el pensamiento y promueve la creatividad. Por ello, me gustaría perfeccionar mis estudios en otros países, sobre todo por mi especialización en Historia Universal.

-¿Qué le recomendarías a alguien que desee estudiar el Profesorado en Historia?

A quien quiera estudiar mi carrera le diría que tiene que reunir tres aptitudes:
- Capacidad de comunicación, porque desde el docente hasta el investigador necesita transmitir lo que ha estudiado.
- Convencimiento de la utilidad de la historia como transformador social, todos los historiadores tenemos un poco de idealistas.
- Mucha perseverancia, porque muchas veces el estudio exigirá grandes renuncias, pero el fruto final es muy reconfortante.
He tenido el privilegio de ejercer por once años la docencia, antes de recibirme. Es una de las actividades más desafiantes, pero también más gratificantes.

-¿Estás realizando alguna  investigación, proyecto o trabajando que esté relacionado con la Historia?

Actualmente, soy docente en dos escuelas de educación media. Me interesa mucho el trabajo de investigación y los proyectos que desarrolla la Facultad, como también el trabajo como adscripto. Por el momento no he podido hacerlo por falta de tiempo, aunque es uno de los objetivos para el año entrante.

-¿Qué se siente ser un egresado de la UNCuyo?

Ser egresado de la Universidad Nacional de Cuyo, es un enorme privilegio. La educación apuntada a la excelencia, refuerza tácitamente nuestro título, y es lo que convoca a nuevos estudiantes año tras año. Pero también el compromiso de nuestros directivos por buscar conexiones con otros espacios académicos, nacionales e internacionales, que permiten la superación de los estudiantes.

La palabra que engloba este sentimiento, es COMPROMISO: desde los estudiantes, con un deseo de superación que se desarrolla a la luz de las oportunidades,  hasta  los docentes y directivos, por respaldar la excelencia y las oportunidades desde la institución.

-¿Cómo resumirías tu vida universitaria en una frase?

La perseverancia y la constancia, y un gran amor por mi profesión, junto a docentes comprometidos que me permitieron superar todas las adversidades para lograr mi título.

El discurso: “En marzo de este año, la ilusión y el entusiasmo se redoblaron”

El flamante Profesor en Historia rememoró cómo fue vivir el último tramo que lo insertó nuevamente en la Facultad, donde dio uno de los pasos más importantes y fundamentales de su vida, recibirse. Espacio que le permitió reencontrarse con conocidos compañeros, largas horas de estudio, acompañadas de las obligaciones personale y del apoyo de sus seres queridos,  pero sobre todo con la esperanza renovada de concretar el objetivo que desde años anhelaba.

De esta manera, honró con afecto a quienes hicieron posible ésta “titánica obra”, el Programa  PROGRESA, en particular a “Laura de Faveri (Coordinadora del Área de Vinculación), quien se abocó no solo a conducir este programa de gran magnitud, sino que ha estado presente hasta en los detalles más pequeños: nunca dejó una duda sin aclarar, un comentario sin escuchar, un inconveniente sin resolver. Acción a la que se le  sumó la gran voluntad de los profesores de cada cátedra, quienes con mayor o menor vehemencia, fueron adhiriendo al programa, siendo el mismo decano, Adolfo Cueto, uno de los más entusiastas propulsores”, destacó con gratitud.


Enlace permanente:
http://www.uncuyo.edu.ar/pablo-suarez-uvieta