Menú de Navegación+
Aumentar Tamaño de la Fuente Disminuir Tamaño de la Fuente Mapa del Sitio Institucional Teclas de Acceso
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages
Filter by Categories
Arquitectura en Tierra
Arquitectura y Diseño
Arte callejero
Arte gráfico
Artes del Espectáculo
Artes Visuales
Artística
Audiovisual
Bodega
Café concert
Cámara
Casas
Centros Culturales
Cuento
Danza clásica
Danza-teatro
Descripción del proyecto
Dibujo
Dirección de documental
Dirección de ficción
Dirección de fotografía
Diseño Escenográfico
Diseño Gráfico
Edición
Electrónica
Elenco
Equipo
Escultura
Filosofía
Folklore
Fotografía
Fotoperiodismo
Fusión Latina
Grabado
Guión
Instalación o intervención
Institucional
Jazz
Literatura
Murga estilo uruguayo
Música
Novela
Objetivos
Objeto- arte
Paisaje
Performance
Pintura
Poesía
Pop Electrónico
Producción
Retrato
Rock
Talleres literarios y grupos de escritores
Teatro comunitario
Teatro independiente
Teatro infantil
Teatro popular
Teatro sobre tablas
Uncategorized

Fernando G. Toledo

Publicado encendido nov 26, 2013 Por En Literatura, Poesía | 0 comentarios

Imágene gentileza Fernando Toledo (de Camila Toledo).
Imágene gentileza Fernando Toledo (de Camila Toledo).

Imágene gentileza Fernando Toledo (de Camila Toledo).

Fernando Toledo nació el 22 de junio de 1974 en San Martín, Mendoza. Poeta y periodista, se graduó de Licenciado en Comunicación Social en la Universidad Juan Agustín Maza.

Su interés por la poesía comenzó en la adolescencia a partir de la música, principalmente del rock. La influencia de los poetas surrealistas franceses y la obra de Borges conformaron su perfil poético y a los diecisiete años empezaron a gestarse sus primeros poemas. Es un lector incansable, siempre busca profundizar sobre sus autores preferidos y  leer sus obras completas.

Su obra se destaca por la preocupación respecto a temas filosóficos y la manifestación de ideas profundas con la intención de retratar una época. Toledo denomina a su estilo  “lirismo crítico”, por ser una poesía de pensamiento que no descuida lo formal y que despierta emociones a través de las ideas. Su poesía consiste en una combinación equilibrada y sutil entre música y sentido, en íntima relación con la métrica.

Ha publicado los libros Hotel Alejamiento (1998), Diapasón (2002), Secuencia del caos (2006) y Viajero Inmóvil (2009). Su última obra Mortales en la noche (2013), presentada en la Feria del Libro en Buenos Aires, marca una ruptura con el estilo presente en sus escritos anteriores al introducir la religión como una de las temáticas tratadas en el libro. Esta sección, destinada al ateísmo, le confiere un aire escéptico al libro en general.

En el año 2002 fundó, en compañía de Hernán Schillagi la editorial independiente “Libros de Piedra Infinita”, gracias a la cual pudo publicar su primer libro, y difundir la obra de otros poetas mendocinos. Ambos escritores, también fundaron y dirigen la revista poética de difusión virtual El Desaguadero. Posteriormente, en el año 2005, empezó a publicar en un blog denominado Razón Atea, en el cual expone sus inquietudes y posturas filosóficas respecto a este tema.

Ente sus distinciones figuran menciones especiales en los certámenes Vendimia de 1998 y 2003 y el primer premio en el año 2006. En 2013, tuvo a su cargo la realización del “Primer Festival de Poesía de Mendoza” en el marco de la Feria del Libro.

Publicó su primer novela llamada “De Mendoza a Tokio”. En ella busca incursionar en la narrativa de no-ficción, idea que surgió a partir de noticias reales escritas en forma literaria. Para su novela toma como material la historia de un grupo de ex Niños cantores de Mendoza que, a finales del año 1971 realizaron un viaje épico hacia Estados Unidos y luego hasta Japón en colectivo. Para desarrollar el proyecto cuenta con el apoyo del Ministerio de Cultura de Mendoza y del Diario Uno, por lo que se espera la publicación del mismo para el año entrante.

PERFIL EN LENGUA DE SEÑAS ARGENTINA. YOUTUBE:

A CONTINUACIÓN OBRAS DEL ARTISTA:

Título: Codo a codo

El médico es ecuánime: concede
La heroica salvación de su paciente
A la pericia de los cirujanos
Y a que la bala «sólo por milagro»
(Ya que no de otro modo ha de llamarse)
Arrancó apenas parte del cerebro,
Dejando en manos de la medicina
El tramo sangriento del salvataje.
Digamos que fue un trabajo en equipo.
Los doctores removieron pedazos,
Soldaron el cráneo, hicieron suturas,
Y Dios consintió un disparo preciso,
Suficiente para una hemiplejía,
Pero no para matar, por ahora,
Al hombre del que va a encargarse luego.
(Publicado en Mortal en la noche. Alción Editora. 2013)