Comedor Saludable

En el Comedor Universitario fundamenta su gestión en dos ejes: inclusión y alimentación sana.

El primero se proyecta a través del otorgamiento de becas de comedor a estudiantes que la necesitan y brindando accesibilidad para el resto de la población estudiantil siendo el precio del almuerzo de $10. La oferta alimentaria del Comedor no se rige por la lógica del mercado, sino por el derecho universal a una adecuada alimentación; entendiendo que esta es parte esencial de la salud de los estudiantes.

En tanto, el segundo eje se trabaja mediante un equipo de nutrición, bromatología y cocina que planifica almuerzos nutritivos y los elabora bajo normas de higiene alimentaria. 

Menú del Comedor

Menú del Comedor


Nutrición y Bromatología

 

Nutrición

Los almuerzos son planificados por una nutricionista, siguiendo el concepto de seguridad alimentaria y nutricional, definida como “la posibilidad que posee cada individuo de acceder en todo momento a una cantidad de alimentos suficientes y de buena calidad, acorde con sus necesidades”.

El menú cuenta con proteínas, hidratos de carbono, grasas, vitaminas y minerales en proporciones basadas en una fórmula sintética estandarizada. De este modo, el menú que se ofrece es equilibrado, completo y cumple con las dos leyes de la Alimentación, calidad y equilibrio.

Asimismo, la educación nutricional es otro objetivo del Comedor Saludable. Por eso se incorporan alimentos que no son habituales en la dieta de los estudiantes, pero que sí son muy necesarios para el desarrollo y el rendimiento intelectual y físico. Este es el caso de las legumbres y los pescados.

En cuanto al menú vegetariano, se planifica de igual manera y cuenta con los mismos principios nutritivos que el menú común, teniendo en cuenta el reemplazo adecuado de la carne por proteínas de alto valor biológico (de buena calidad), para cubrir las necesidades.

 

Bromatología

Para garantizar las condiciones de higiene alimentaria en el Comedor Universitario y poder brindar alimentos seguros se trabaja bajo normas y pautas de carácter legal (Código Alimentario Argentino) exigidas por las autoridades sanitarias provinciales y municipales.

  • Control de la materia prima: además de la documentación legal y las especificaciones de calidad que se exigen a los proveedores de alimentos se realizan inspecciones y auditorías a fin de comprobar la higiene y la aptitud bromatológica de los locales y los procesos.
  • Personal manipulador de alimentos (cocineros, personal de mantenimiento, depósito y compras): se realizan anualmente análisis bioquímicos y la vacunación correspondiente a fin de obtener la libreta sanitaria que respalda el estado de salud óptimo de las personas para desempeñarse en el rubro alimentario.
  • Control edilicio: control quincenal de plagas (desinfecciones, desinsectaciones y desratizaciones) del edificio realizado por empresa autorizada por el Ministerio de Medio Ambiente y con productos permitidos para la industria alimentaria.